Identificarse

Acceso privado a SEAUS

Usuario
Password *
Recordarme

Dr. Rodrigo Gutiérrez Fernández

Entrevista realizada al Dr. Rodrigo Gutiérrez con motivo de su ponencia en el “VII Congreso de Deontología Médica” celebrado en Toledo los días 16, 17, 23 y 24 de abril 2021.

El Dr. Gutiérrez, exdirector general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad y asesor del servicio de coordinación sanitaria de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha, aborda en esta entrevista las cuestiones bioéticas que ha puesto de relieve la pandemia, y afirma que “los problemas y conflictos éticos más acuciantes han sido aquellos derivados de la aplicación del principio de beneficencia y el principio de equidad o justicia”

Rodrigo Gutiérrez participa en el VII Congreso de Deontología Médica, que se celebra en Toledo, como ponente de la mesa titulada «De la necesidad de priorizar en la asistencia a la deshumanización y abandono de los enfermos durante la pandemia de la covid-19».


“Los problemas y conflictos éticos más acuciantes durante la pandemia han sido los derivados de la aplicación del principio de beneficencia y el principio de equidad o justicia”

¿Qué supone para la profesión médica celebrar este Congreso de Deontología en un año marcado por la pandemia?

Creo que supone una oportunidad única para reflexionar una vez más sobre los principios y reglas éticas que deben inspirar y guiar nuestra conducta profesional (pues no otra cosa es la Deontología Médica), en un momento singular, especialmente marcado por la incertidumbre, el incremento de la inseguridad y el temor de una gran parte de la ciudadanía en todo el mundo.

Uno de los ejes de este Congreso es abordar los planteamientos éticos y deontológicos surgidos a los profesionales médicos en esta crisis sanitaria, ¿considera que la pandemia puede influir en la línea deontológica de la profesión médica?

Si bien existen principios y valores permanentes, que tienen que ver con las actitudes y compromisos de la profesión médica, es indudable que el contexto concreto en el que se lleva a cabo la actividad y el ejercicio profesional tiene una gran influencia sobre la práctica desarrollada en el día a día, y condiciona en gran medida los resultados y la confianza de la sociedad en la profesión médica. En este sentido, como bien recordaba Mary Parker Follet hace más de un siglo: “...la ética no es estática; avanza mientras la vida avanza... La verdadera prueba de nuestra moralidad no está en la rigidez con la que cumplimos lo correcto, sino en la lealtad hacia la vida que crea y construye lo correcto”.

Desde su punto de vista, ¿qué cambios considera necesarios para dibujar el futuro de la Deontología Médica?

Como se sabe, los avances científicos y tecnológicos ocurridos en las últimas décadas han supuesto el desarrollo y aplicación de nuevas oportunidades en la práctica clínico-asistencial, lo que se ha traducido en mejoras en la salud de la población. Sin embargo, estos avances con frecuencia generan dudas y dan lugar a debates por su posible encaje o colisión con los principios éticos que imponen el respeto a la dignidad humana. Por ello, la bioética, como disciplina aplicada al ámbito de las ciencias de la salud, se ha demostrado como una herramienta indispensable para ayudar en la resolución de posibles conflictos de valores que se planteen en su quehacer diario. Es imprescindible, por tanto, mejorar los conocimientos y la formación de los médicos en este campo, lo que sin duda debe contribuir a una práctica asistencial más humana y acorde con los principios que deben inspirar y guiar su conducta profesional.

¿Cuáles han sido las principales cuestiones éticas a las que se han enfrentado los profesionales médicos durante la crisis sanitaria?

En mi opinión, los problemas y conflictos éticos más acuciantes han sido aquellos derivados de la aplicación del principio de beneficencia y el principio de equidad o justicia. En algún caso, el excesivo paternalismo a la hora de adoptar decisiones clínico-asistenciales o, a nivel colectivo, aplicar medidas de prevención y protección en materia de salud pública, han podido conllevar la vulneración del principio de autonomía de los pacientes.


Durante la pandemia ha existido la necesidad de priorizar la asistencia sanitaria, ¿qué implicaciones éticas y deontológicas conlleva para los profesionales médicos?

Es un error pensar que la asignación de recursos y el establecimiento de prioridades en el ámbito médico o sanitario es una cuestión que solo ha ocurrido ahora y ha sucedido exclusivamente durante la pandemia. Es bien sabido que en sanidad los recursos siempre son escasos y a la hora de establecer indicaciones y medidas asistenciales siempre es necesario priorizar. El acceso a los recursos y a los medios diagnósticos o terapéuticos viene condicionado por la demanda y la disponibilidad de esos recursos. De hecho, la evaluación de tecnologías sanitarias tiene en cuenta los aspectos médicos, sociales, económicos y éticos relacionados con el uso de los mismos. En este sentido, la elaboración de guías y protocolos asistenciales debe hacerse de una forma transparente en términos de seguridad, efectividad, accesibilidad, eficiencia y equidad, ofreciendo valoraciones objetivas y basadas en la evidencia científica de los impactos en la salud, desde el punto de vista social, ético, organizativo y económico de las elecciones y decisiones adoptadas.


Mesa «De la necesidad de priorizar en la asistencia a la deshumanización y abandono de los enfermos durante la pandemia de la covid-19»

La situación generada por la pandemia de la Covid19 ha puesto de manifiesto el proceso de deshumanización de la asistencia que ya veníamos observando años atrás por la diversificación de la práctica médica. Esta diversificación, a veces atomización por las distintas especialidades y subespecialidades, viene a producir una dispersión de las responsabilidades profesionales. La tecnificación progresiva de la medicina, el aumento de la demanda asistencial, la «creación de enfermedades» o la conversión de dolencias leves en objeto permanente de atención y seguimiento, por motivos espurios, tiene también su influencia en este olvido del factor humano. Todo ello en un contexto de recursos humanos y materiales cada vez más limitados y una práctica que tiende a la productividad, pervirtiendo la relación médico-paciente. La pandemia ha llevado esto a extremos que han tensionado aún más las relaciones entre pacientes, médicos y gestores o administradores.

Madrid 26/03/2021 medicosypacientes.com/ Sara Narvaiza

1 Consorci Sanitari
2 Uoc
3 Esteve
4 Fundacion Edad Vida
5 Fundacion Signo
6 Societat Catalana Mediacio
7 Unió Consorci Formació
8 Asociacion Española de Trasplantados
9. Mémora
10. Foro Español de Pacientes
11. Asociación de Administrativos de la Salud

Usamos cookies
SOCIEDAD ESPAÑOLA DE ATENCION AL USUARIO DE LA SANIDAD, en adelante SEAUS, utiliza "COOKIES" para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorando la seguridad, para obtener una eficacia y una personalización superiores, para recoger datos estadísticos y para mostrarle publicidad relevante. Haga clic en "ACEPTAR" para autorizar su uso, en “RECHAZAR” para rechazarlas o en “MAS INFORMACIÓN” para consultar información sobre todas las cookies. En el caso de rechazarlas, SEAUS no puede garantizar la plena funcionalidad de la página. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES o en el pie de página.